Seguinos

  • Facebook

  • Twitter

  • Google+

Suscribite por E-mail

Ingrese su E-mail:

Blogs que recomiendo

Seguidores

1 de marzo de 2015

Fugaz

Alli estabas con tu cautivadora belleza y tu imponente personalidad. Acaparaste la atención de cada uno de mis sentidos, me hiciste perder la noción del tiempo. Me hiciste danzar de placer al sentir el ligero contacto con tu piel. Tu cuerpo irradiaba un calor único e indescriptible, que me acurrucaba en una paz añorada por tanto tiempo. Tus manos, suaves y muy firmes me acariciaban a la vez que sentía cómo mi voluntad era anulada por el deseo de que ese instante durara para siempre. Me besaste el pecho mientras seguías subiendo, y mi temblar duró unos instantes pues mis nervios se vieron eclipsados por la seguridad que me transmitía estar a tu lado. Tus labios húmedos recorrieron mi cuello hasta que se apoyaron suavemente en los míos. Me besaste como nunca y creí que mi corazón saldría de mi pecho en cualquier momento por la incontenible alegría. Era ese torbellino de sentimientos que me provocó tenerte tan cerca lo que volvió ese instante tan vívido, tan real. Te acostaste y me miraste con esos ojos penetrantes, esa actitud contundente y esa seguridad admirable. Me transmitiste todo eso por ósmosis, como si mi interior no fuera más que un recipiente vacío de sentimientos, esperando a ser llenado por alguien más. Allí me dormí sin pretender nada más. Perdí la consciencia al instante, aunque sospechaba que ya la había perdido varios minutos antes.

Desperté y tu presencia se desvaneció. Corrí desesperado para saber a donde habías ido. Quería saber a toda costa que había sucedido con el responsable de mi éxtasis emocional. Te habias ido, desaparecido, como una ilusión en mi mente, como una estrella fugaz.

Desperté de nuevo pero en una realidad distinta. Mi realidad, donde vos tal vez ni siquiera existías más que en mi construcción ficticia que suponía suplir esa necesidad interna. Aquí estaba, sin embargo, extrañando tu presencia incluso aún sabiendo, muy a mi pesar, de tu inexistencia.

4 comentarios :

  1. Sinceramente no sé como llegue aquí, pero fue bueno haberlo leído. Son las palabras precisas de lo que ocurre últimamente jaja, Seguí así, Exitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que hayas llegado a este rinconcito, y me alegro que te haya gustado :) un saludo!

      Eliminar
  2. Sin dudas pocas cosas son tan dificiles como la de intentar poner sentimientos en palabras. Este texto, es por lejos, una gran aproximación, y es por ello que ha sido un enorme placer leerlo. Gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay nada más gratificante para mi que el hecho de saber que alguien disfruta de estas palabras. Gracias por eso. Un saludo! :)

      Eliminar