Seguinos

  • Facebook

  • Twitter

  • Google+

Suscribite por E-mail

Ingrese su E-mail:

Blogs que recomiendo

Seguidores

8 de marzo de 2015

Día de la mujer

Debo admitir que me costó mucho encontrar una imagen que pueda representar esta publicación, no quise caer en el cliché del rosa, no quise caer en el burdo símbolo de la rosa, de la belleza, porque las mujeres son mucho más que eso. Elegí esta imagen porque el contraste generado por la silueta enfrentando al fuego me inspiró. Hace años que las mujeres pelean contra un fuego caprichoso y peligroso que es el machismo, el motor de una sociedad hipócrita. Siempre relegadas, siempre apartadas, cumpliendo funciones por y para el hombre. Aún hoy en día el nivel de machismo es alto y está aceptado, porque como todas las corrientes de pensamiento nunca se destruyen, se transforman. No, la mujer no es débil, no es un objeto que se deba cuidar con extremo cuidado, sino un ser que debe ser respetado enteramente como todo ser humano. Y así lo hacen saber miles de mujeres que día a día luchan por igualdad de condiciones, por que se reconozcan su lugar en la sociedad, que es tan fundamental como el de cualquier hombre. La lucha por la igualdad exige iguales derechos, iguales tratos, igual respeto. "No se le debe pegar a la mujer" ¡no se le debe pegar a nadie! para lograr la igualdad. El feminismo no es en contra del hombre, sino que lo invita a participar activamente para generar que esa igualdad realmente exista, porque en esta lucha la participación del hombre es fundamental. Lo único que nos "separa" es el sexo biológico, sin embargo, la sociedad se encargó de separarnos de mil maneras más con estereotipos que no hacen más que alimentar una rivalidad absurda. Las diferencias son evidentes, si, como lo son entre una persona que vive en China y otra que vive en El Caribe, o la mía con el vecino de la esquina. Porque todos somos diferentes. La igualdad es una lucha (tal vez para muchos una utopía) que no pretende hacernos iguales en el sentido literal de la palabra, sino con iguales derechos.

Hoy es un día para reflexionar, un día para preguntarse qué lugar ocupamos en la sociedad, y qué lugar queremos ocupar. Por eso hoy conmemoro a todas aquellas personas que día a día luchan por un mundo más justo, por esas mujeres que ardieron en los escombros de la fábrica hace más de un siglo y significaron un cambio radical en las leyes laborales, por esas mujeres que forjaron la historia y lo siguen haciendo. Yo, desde mi lugar de hombre, apoyo con convicción todo aquello que las haga más libres. Por eso les digo, ¡no permitan el caballerismo! es la forma justificada que encontró el hombre de que acepten su inexistente inferioridad, ¡luchen! siempre habrá quienes las apoyen en esta lucha, hombres y mujeres, pero por sobre todo, ¡sean libres! que nada ni nadie las ate a ser nada que no quieren ser, y que nadie les haga ocupar lugares que no les corresponden.

No quiero flores, no quiero piropos, no quiero privilegios.
Quiero tu respeto.

No hay comentarios :

Publicar un comentario