Seguinos

  • Facebook

  • Twitter

  • Google+

Suscribite por E-mail

Ingrese su E-mail:

Blogs que recomiendo

Seguidores

11 de enero de 2014

Regrésame

En lo profundo de la oscuridad, me encuentro atrapado en una cárcel de recuerdos aterradores. Ellos parecen gritarme, mientras yo me tapo los oídos esperando que pase. No sé cómo llegué acá, ni mucho menos cómo salir.

A los lejos, se escuchan unas carcajadas y siento escalofríos. Son las carcajadas de aquel niño que solía golpearme cuando tenía 8 años. La escena revivía mientras yo moría de miedo. De pronto y de la nada, un puño sacudió mi cabeza de un golpe, y al instante unas gotas de sangre caían al vacío. Se alejaban de mi. Siento un grito, el grito desgarrador de mi madre al verme vencido, esta vez con 10 años, mientras perdía el conocimiento. Escucho una persona a la que le costaba respirar. Era yo, a los 11, rodeado de un grupo de chicos que se turnaban para darme patadas en el estómago. Podía sentirlas, como si ese momento estuviera sucediendo de nuevo. El aire parecía abandonarme, junto con mis gotas de sangre. Me asfixiaba, me desangraba. Escuché un "crac", y era mi brazo rompiéndose a los 13, sin compasión. Sentí la escena de nuevo, sentí mi brazo romperse, otra vez. Escuchaba el jadeo desesperado de mi yo adolescente queriendo escapar, desesperado, presa del pánico. Una frenada y un mal cruce por una avenida fueron el desenlace de de esa situación que me costó dos meses en el hospital, y años de rehabilitación. Ya no tenía sentido, las secuelas eran irreparables, las heridas, insanables. Por dentro me moría, y allí estaba, pagando el precio por ser diferente.

"Por favor" supliqué, mientras sus palabras se clavaban como dagas en mi cuerpo. Era insoportable. Y allí la escena se materializó. Estaba en una habitación, pequeña y poco iluminada, había una cama, una estantería con libros, un televisor, una computadora. Parecía ese lugar donde solía refugiarme siempre: mi habitación. Todos mis miedos se materializaron en una figura oscura, que me miraba desde un rincón. El pánico se adueñó de mi. Al otro extremo de la habitación, arriba de un mueble distinguí un arma ¿Pondría fin a tanto dolor? en definitiva no perdía nada por intentarlo, excepto la vida, que ya en ese entonces parecía dar lo mismo.

Con las pocas fuerzas que tenía, me paré y caminé hacia la mesa, aún aturdido por los recuerdos que me habían atacado. En ese instante, otros recuerdos empezaron a surgir, y otra vez temí que las heridas se abran aún más. Sin embargo, no lo hicieron. Era mi mamá, poniéndome hielo en la cama cuando fui golpeado. Era mi abuela, cuidándome cuando me había desmayado. Era mi mejor amigo evitando que me sigan pegando. Era mi papá a mi lado de mi cama cuando estaba internado. Yo seguía avanzando al arma, decidido a usarla. Quería poner fin a esto. Me acerqué, y la tomé.

Solo un movimiento acabaría con tanto dolor. Levanté mi mano, apunté y disparé. El ser oscuro cayó vencido ante mi sentencia. Allí estaba yo, de pie, viendo mis miedos caer y mis traumas desangrarse, heridos por mi decisión de vivir.

4 comentarios :

  1. La forma cálida en como contaste la historia me gusto más aún que la misma.
    Un tanto triste, pero no por eso menos motivadora.
    Y para la canción que elegiste, obvio, todos elogios.

    Un abrazo.
    (espero poder seguirte el ritmo de publicaciones que estamos llevando lo que va del año jaja)

    CS.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias como siempre por tus comentarios Cris. Espero que podamos seguir el ritmo y la sincronización del año, y poder traducirlo también a las salidas que siempre desincronizamos :P

      Saludos!

      Eliminar
  2. Excelente, muy bien contada la historia; me llegó, no solo por cómo la fuiste desarrollando, sino porque me tocó vivir situaciones muy parecidas en la infancia y adolescencia. Esta inspirada en vos esta historia? Saludos!
    PD: La lei escuchando este tema, que se complementó perfectamente http://www.youtube.com/watch?v=sCiW161e_YI

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario, me alegro que te haya gustado. De hecho me han tocado vivir situaciones similares pero nunca tan graves, así que de hecho no está inspirada en mi la historia. Un saludo :)

      Eliminar