Seguinos

  • Facebook

  • Twitter

  • Google+

Suscribite por E-mail

Ingrese su E-mail:

Blogs que recomiendo

Seguidores

31 de julio de 2013

Desencuentros (lado M)

No podía ver con nitidez. Bailaba al ritmo de esas canciones cuyas letras parecían resonar ahora más fuerte. Las luces dibujaban flashbacks en mi mente de lo acontecido. Sonreía por momentos, mientras perdía la noción del tiempo. La gente a mi al rededor me incomodaban por primera vez. No, no quería a nadie cerca. No quería vivir nada que pudiera remover aquellos recuerdos que me cuesta dejar ir.

Me había acercado a la puerta, con la esperanza de ver a Cristian, quién me acompañó tantas veces a distancia, y había escuchado con todo detalle lo sucedido días anteriores. Atendí el celular, y con gran esfuerzo intenté escuchar lo que me quería decir. Estaba del otro lado de la puerta, pero no podía entrar. No lo podía creer, después de tanto tiempo, era nuestra oportunidad de conocernos y un pedazo de chapa nos separaba porque "no había más capacidad".

Tan solo unos metros allá, él se iba, y yo me quedaba con todas mis dudas en la cabeza. Y las respuestas que parecen no querer llegar. "Qué mala suerte que tenemos" le mandé por celular. Me pidió que no me lamente, y se fue.

Había sido la segunda vez en la noche que estaba tan cerca de alguien que quería abrazar, y circunstancias distintas nos separaron.

Bueno, si hay algo que aprendí casi a los golpes esta semana es que las cosas no siempre salen como uno planea. Será entonces en otro momento.

Leé la versión de Cristian de esta historia en: Desencuentros (lado C)

No hay comentarios :

Publicar un comentario