Seguinos

  • Facebook

  • Twitter

  • Google+

Suscribite por E-mail

Ingrese su E-mail:

Blogs que recomiendo

Seguidores

2 de febrero de 2013

Espontaneidad

Escucho y es hora de contestar. Miles de impulsos nerviosos recorren mi cuerpo, y pienso una respuesta tan sincera como espontánea. Pero algo me detiene a decirlo, muchas preguntas que aparecen de golpe, ¿es correcto lo que voy a decir? ¿qué diría otra persona en mi lugar? ¿estoy siendo intolerante? ¿estoy siendo demostrativo? ¿es necesario que lo diga? ¿cómo reaccionaría la otra persona? ¿estará esperando otra respuesta que la que tengo por decir? ¿cambiaría su mirada hacia mi?. Todas esas preguntas que aparecen en una fracción de segundo me atormentan, convirtiendo mi respuesta en un par de palabras condicionadas.
Al condicionarnos perdemos espontaneidad, y algunas ideas simplemente no salen. Por eso, luego de una nueva batalla perdida en mi cabeza sólo atino a decir: -No sé.

Perdí la espontaneidad.

2 comentarios :

  1. Miralo de esta manera. Que esas preguntas sigan estando puede significar que aún tu espontaneidad sigue dando batalla contra todos los condicionamientos externos.
    Peor sería que no estuvieran y ese "No sé" fuera una batalla perdida con la condescendencia.

    Confío demasiado en tu creatividad como para creer de verdad que alguna vez la pierdas.

    CS.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es ver el vaso medio lleno, y no hay manera más sana de vivir que esa :). gracias por comentar Cris!

      Eliminar