Seguinos

  • Facebook

  • Twitter

  • Google+

Suscribite por E-mail

Ingrese su E-mail:

Blogs que recomiendo

Seguidores

17 de julio de 2012

Desfasados

Un pequeño desentendimiento, tu ritmo no es igual al mío,  nuestra percepción tampoco. Que para vos una respiración es un suspiro, y para mi un huracán. Estamos desfasados, y a la vez a la par. Si bien corrés más rápido, siempre me vas a esperar. Eso es lo que vale notar.

Aunque un rato sea dos minutos, o dos horas, en esa diferencia te vuelvo a encontrar. No hay blancos ni negros, solo hay grises, con muchos matices, y unos ojos tristes que no dejan de buscar, una mirada donde puedan descansar. Y ya sea a destiempo o no, las similitudes solo ocultan las diferencias que en el fondo, nos hacen amar.

Cerré la puerta

Y la verdad salió a la luz... ¿por qué lo hiciste?. Me senté a esperar tu explicación que nunca llegó. A veces no entiendo, tan solo quería que fueras sincero, ¿pedía mucho?. No creo. Y ya no te creo. Grité, lloré y me desgarré por dentro. Creía que no podía escapar. Pero me equivoqué, y crecí. Vi lo idiota que fuiste, por fin. Ya no volví a caer en tus mentiras.

Me cansé del juego, y ahora las reglas las pongo yo. No más mentiras, no más juegos tontos. Tendrás que crecer y hacerte cargo, y caminar para otro lado, porque yo ya cerré la puerta, di media vuelta, y me fui.

8 de julio de 2012

Ciegos de la realidad

Están viviendo una vida paralela, y no es la real. La soga está a punto de cortarse. La guerra acecha, y yo estoy en el medio. Antagónicas personalidades, jamás nos podremos entender. En un mar de mentiras y falsedades naufragamos hacia rumbos diferentes, sin avanzar.

A veces no entiendo como llegamos a esto. Es más fácil ignorar que ver. Pero me indigna estar rodeado de ciegos. ¿Por qué no pueden ver lo que todos ven? ya es tarde para reparar esto; la grieta es muy grande, y sólo basta esperar el derrumbe. Me gustaría tener la esperanza de antes. Me gustaría creer que todo puede cambiar. Pero sé que es imposible mientras siga rodeado de ciegos de la realidad.