Seguinos

  • Facebook

  • Twitter

  • Google+

Suscribite por E-mail

Ingrese su E-mail:

Blogs que recomiendo

Seguidores

11 de junio de 2012

Cuando te miro

Quisiera saber cuán profundo son tus ojos, cada vez que me hundo en ellos. No, no es el frío de este otoño que me da escalofríos, es el calor de tu mirada que me llena como si estuviera bebiendo un elixir. Recorre cada centímetro de mi ser, como si una llama se hubiera prendido adentro. Cómo si de repente pudiera volar, imaginar, soñar con una vida perfecta que parece tan real. 

Un futuro tan tangible como el simple roce de nuestras manos, mientras pierdo la conciencia, la noción del tiempo. Puedo imaginar lo que nunca me animé siquiera a pensar. No hay forma de perderme en este camino, porque tus ojos siguen clavados en mi. Son mi guía. Mientras sueño que caminamos por una plaza llena de árboles, y hojas secas. Un tono naranja tiñe el suelo mientras la brisa sureña acaricia mi cara, y el último rayo de sol desaparece por el horizonte.

Miro las estrellas, el cielo, la oscuridad hasta que esta se vuelve soñada. Entonces, me doy cuenta que fue solo un sueño, un sueño despierto. Y que todo eso me pasa cuando te miro.

4 comentarios :

  1. La profundidad de una mirada se mide en cuanto de nuestras vidas estamos dispuestos a cambiar por ella.
    Y cuando encontramos esa mirada, no hay sensación más maravillosa que dar vuelta el mundo tan solo porque ella siga brillando para nosotros.

    Que sigas teniendo esas miradas, que sigas teniendo estas palabras, que sigas creciendo desde el alma.
    Y que sigas sosteniendo que si bien todo entra por los ojos, son tan solo las miradas que se nos reflejan, las que se nos meten en el alma.

    Me hace bien leerte bien.
    Saludos.
    CS.

    ResponderEliminar
  2. Que sigas escribiendo de esa manera, tan perceptiva, tan real porque me hace muy bien. Sos genial Cristian!

    Gracias por el comentario!

    ResponderEliminar