Seguinos

  • Facebook

  • Twitter

  • Google+

Suscribite por E-mail

Ingrese su E-mail:

Blogs que recomiendo

Seguidores

26 de mayo de 2012

Barriletes

A veces cuesta creer que tanta falsedad pueda caber en una persona. Débiles que se muestran fuertes, mientras son arrastrados por un sistema que destruye la razón. Ya no hay razón. Se jactan de saber todo sobre la vida. De vivir a pleno. Cuando, en realidad, son simples barriletes que vuelan atados a una farsa. No son lo que dicen ser.

Y pobre de aquel que no pueda ver las cosas que sí valen la pena. Mil advertencias no sirven. El viento sopla fuerte, y no se va a detener. Seguramente nunca lo entenderán. Seguramente nunca abran los ojos. Tal vez, sólo cuando el viento corte los hilos que los une a la sólida farsa, y se conviertan en barriletes sin rumbo, sea el momento de ver la realidad.

21 de mayo de 2012

Lluvia

En silencio bajo las frías gotas de una noche de otoño. Lágrimas que se camuflan en ellas, mientras las dudas aparecen. La oscuridad es aliada en este intento por esconderme. La vergüenza me invade. La culpa me asfixia. Mientras la música sonaba, yo pensaba. Un silencio profundo hizo que mis sentimientos hagan aún más ruido. Cómo gotas cayendo. Seguían cayendo, aún más fuerte.

Ese ruido incómodo. ¿Me ahogaré en aquel vaso de agua?. Ese laberinto, viejo amigo, que no quiero volver a transitar. No más. No es la perfección lo que busco, ni siquiera sé que es. ¿Hay algo mal en mí?. Tal vez algo simplemente que no debería estar ahí. Pero, ¿cómo saber qué?. La lluvia ya mojó mis tobillos.

1 de mayo de 2012

Goodbye

Me desajusto la bufanda, pero lo siento igual. La realidad me asfixia, me ahoga. Escucho una melodía que tiñe el ambiente de negro. Miedo. No quiero que se haga realidad. ¿Por qué otra vez esto? ¿son acaso ciclos y, por lo tanto, son inevitables?. Más que nunca hoy lo sentí. Acumulé. Desbordé. Caí.

Dudas miedos y recuerdos. Alguna vez estuve así. Creo que es un poco estúpido, aunque no por eso menos real. Y aunque me explico no logro entenderme. Una necesidad, una fantasía. Una realidad inquietante. Incómoda. Simplemente no quiero decir goodbye.