Seguinos

  • Facebook

  • Twitter

  • Google+

Suscribite por E-mail

Ingrese su E-mail:

Blogs que recomiendo

Seguidores

24 de abril de 2012

Frases propias II


13 de abril de 2012

Aprendí

Cometí muchos errores, sí, pero a la vez eso me llevó, en pocos meses, a aprender muchas cosas. Aprendí, valga la redundancia, a equivocarme. Aprendí a no tener miedo de hacerlo, aprendí a no temer, en general. Aprendí a querer, aprendí a sentir. Aprendí a amar. Aprendí a caminar en compañía, aprendí a dejar atrás las dudas, aprendí a reír incluso en los momentos más difíciles.

Aprendí a escuchar, aprendí a ser feliz sin preguntarme por qué. Aprendí a entender los por qués. Aprendí a creer, en mi y en los demás. Aprendí que me queda mucho por aprender, que me queda mucho por recorrer, que no quiero que esto acabe. Aprendí a tolerar, a querer cambiar, a progresar. Aprendí a decir lo que pienso, sin herir, sin juzgar.

No puedo evitar pensar en por qué aprendí tanto, más bien por quien. No puedo evitar sentirme agradecido, sentirme afortunado. Esto es más de lo que hubiera pensado jamás, y nunca voy a olvidar que aprendí a enamorarme, de vos.

10 de abril de 2012

Todo lo que no decimos

¿Cuándo será el momento en que podremos hablar? no, no son silencios por otros. Son silencios tan propios como los sentimientos. Cosas que surgen, en un instante, y desaparecen. Palabras no dichas que terminan perdidas, en la nada. ¿Cómo definir los sentimientos, si no siempre se sienten igual? ¿cómo definir algo tan subjetivo y propio como eso?. Peor aún, ¿cómo nos permitimos callarnos?. Pequeños silencios que se convierten en un eterno mar de pensamientos olvidados.

¿Por qué nos cuenta tanto decir? ¿de verdad pensamos que con hechos basta? tal vez si, tal vez no. La lista es interminable, un "te quiero" mudo, un "te extraño" ahogado. Poner en palabras, agradecer. Decir lo que realmente sentimos. ¿Por qué no le damos importancia?. Pero en medio de tantas incógnitas, la vida sigue pasando, y mientras una pregunta revolotea, inquieta, cansada de ser evitada, ¿cuánto tiempo nos queda?. Todo lo que no decimos podría tal vez salir... demasiado tarde.