Seguinos

  • Facebook

  • Twitter

  • Google+

Suscribite por E-mail

Ingrese su E-mail:

Blogs que recomiendo

Seguidores

26 de marzo de 2012

Errores


¿Qué me pasa? ¿cuándo empezó esto? ¿cómo?. Ya no sé como parar este efecto dominó. ¿Cuándo fue que comencé a cometer tantos errores? ¿será que siempre los cometí y recién ahora me soy capaz de darme cuenta? ¿y cuánto tiempo se puede vivir ignorando nuestros errores? ¿cuánto tiempo pasó?. No sé, pero de repente todas las sogas que tenía se me soltaron, todo pareció caer al mismo tiempo. Y no puedo darme el lujo de pensar que está bien. Necesito replantearme un por qué.

Mientras se acerca mi mayoría de edad, una ola de responsabilidades me inunda. Empiezo a tomar magnitud de que estoy atado. Estoy atado a las personas que me quieren, que creen en mi. Entonces, mis decisiones dejan de afectarme solo a mi. Sigo de pie, porque no puedo caer. No solo por ser una salida fácil, sinó porque desestabilizaría esta red de vínculos. El equilibrio me mantiene.

Pero a veces no entiendo, ¿alcanza con pedir perdón? ¿qué es lo que realmente me pasa? ¿hacia donde planeo llevar mi vida? ¿qué está mal en mí?.

20 de marzo de 2012

Un verano diferente


Como el sol que aparece en el horizonte, muy temprano, el verano trajo consigo una luz que iluminó cada rincón de mi ser. Una llama se encendió donde parecía no haber leña. Estaba esperando por eso. La luz era muy brillante. De repente, ya me había acostumbrado a no seguir en la oscuridad. Era un calor diferente. Todo era diferente.

Estaba sumido en una oscuridad. Algunas veces se vio iluminada. Un día entendí, que la luz llegaría cuando deba llegar. Aprendí a disfrutarla. Y entonces llegó. Sólo cuando pude entender el por qué. Ahora ha cambiado tanto todo.

Un cambio rotundo, un giro de ciento ochenta grados. Las ventanas se abrieron, y la habitación no solo se llenó de luz, sino también de aire. Pude respirar esa calma, esa paz. Pude encontrarme. Pude ser.

Descubrí cosas sobre mi. Cometí errores. Pedí perdón. Caí y volví a levantarme. Todo cambió. Y todo esto no habría sido posible si no fuera por una persona. Una persona que está. Que sabe cómo. Que vivió esto y vive. Es hora de crecer, de dejar atrás muchas cosas, de tomar decisiones. Yo elijo, una vez más, estar con vos.

12 de marzo de 2012

Resistir

Una vez más, olas que me golpean y me dejan tendido en el suelo, me arrastra la corriente. No voy a caer. Quiero escucharte. Pero otra vez me golpeas. No, no puedo seguir escuchando así. Simplemente esto no me hace bien. Estás siendo hiriente. ¿Puedes ver en la fiera en que te convertiste?. Agacho la cabeza una y otra vez, nado contra la corriente solo para acercarme a la orilla, pero no puedo salir.

Cuando siento que no tengo más fuerzas, algo me dice que tengo que seguir, algo me hace no bajar los brazos. Estoy débil, pero sigo en pie. Y veo venir otra ola. Las lágrimas silenciosas se pierden en este mar de dolor. La veo venir, se acerca. ¿Por qué lo hacés?. No es fácil para vos, pero, tampoco lo es para mi. Acá el que está siendo golpeado soy yo.

Se levanta, majestuosa e imponente, debo prepararme para otra sacudida. ¿Será esta la última? ¿podré aguantar? voy a permanecer fuerte, porque de algún lado me llegan esas fuerzas. No sé de donde, pero no me voy a rendir, no mientras haya alguien que me necesite, no mientras haya alguien que me ame. Hasta el final, voy a resistir.