Seguinos

  • Facebook

  • Twitter

  • Google+

Suscribite por E-mail

Ingrese su E-mail:

Blogs que recomiendo

Seguidores

1 de enero de 2012

Mi 2011, un año para recordar

Primero que nada les deseo feliz año nuevo a todos los que siguen mis publicaciones, ya hace un poco más de un año que empecé este blog. Y ahora si, en contracara con mi balance del 2010, este año fue positivo. Positivo porque pasaron muchas cosas. Aprendí mucho. Un año de inseguridades, un año donde adolecí la adolescencia, donde soñé, reí. Aprendí a pensar con la cabeza, aprendí a ser yo mismo. Necesité un poco de autocontrol, tuve mis momentos de reflexión. También tuve una etapa, un poco graciosa para mi, una etapa de ¿enamoramiento?. Dejé fluir mis sentimientos, dejé salir mi miedo más profundo. Incluso dediqué una publicación a alguien, lloré por esa misma persona, y resultó ser una mentirosa que me dio una puñalada por la espalda.

Fue un año agotador. Un año de nuevas etapas. Un año de tentaciones. Muchas veces me sentí un pelotudo. Pero bueno, después me relajé. Un año de esperanza. Un año en el que un recuerdo se volvió inmenso. Un año en el que pedí perdón. Un año en el que sentí vacíos y cosas que no pude explicar. Recuerdos de infancia y de barrio. Un año de miedos. Un año de lucha. Un año de orgullo y dolor a la vez. Un año de amor. Un año de suposiciones. Un año de amores imposibles. Un año en el que jugué con las palabras. ¿Qué hubiera pasado si hubiera sido el último?. Un año de silencios. De caprichos. Un año en que llegué a mi punto límite. Un año de culpa. De melancolía. De ciclos. De frustraciones. De causalidades. De déjà vus.


Un año en el que perdí el control. Un año en el que me di cuenta que estamos mal como sociedad. Un año en el que me quedé mudo. Un año de cambios sentimentales bruscos. Un año en el que a veces no me reconocí. Un año de ser pendejo. Un año en el que a pesar de las etiquetas, aprendí a aceptarme. Un año lleno de cosas, un año en el que hice muchos amigos, un año en el que lloré, grité, reí, pero por sobre todo, aprendí. Empecé el 2011 diciendo que iba a ser un gran año, y lo fue. Y sé que ahora este 2012, se vienen cosas aún mejores.

No hay comentarios :

Publicar un comentario