Seguinos

  • Facebook

  • Twitter

  • Google+

Suscribite por E-mail

Ingrese su E-mail:

Blogs que recomiendo

Seguidores

31 de enero de 2012

Papá, hermanos, soy Matías Gonzalo


No quiero aburrir con el tema, esta no es mi intención en absoluto. De hecho no iba a hacer esta publicación, pero me di cuenta que mucha gente está pasando por lo mismo y sé que les va a servir. De paso también, para aquellos que, cuando le dije a mi vieja me dijeron que no tenía huevos para decírselo a mi viejo, les cuento mi experiencia.

Fue todo muy rápido, en menos de una hora arreglamos y nos juntamos a tomar algo. Yo estaba muy nervioso, pero tomé aire y empecé a hablar. Les dí la introducción, les conté de mi 2011, lo que pasé, lo difícil que fue, lo mal que estuve y lo feliz que me terminé sintiendo al final. Les conté todo. Hasta que llegó el momento y, dije que mis gustos eran diferentes a los de ellos, que no me gustaban las chicas, si no los hombres.

Mis hermanos, inmediatamente, me apoyaron, mi viejo quedó un poco shockeado, pero intentó a su manera transmitirme que también me aceptaba y que le importaba mi felicidad. Y lo sé. Mis hermanos destacaron la madurez con la que encaré el tema, y como lo transmití. Me dijeron que me aman, y que esto no cambia absolutamente nada. Y mi viejo, que todavía lo está digiriendo, me advirtió sobre la exposición y lo que esto podía conllevar, que tenga cuidado porque no quería que sufra por esta maldita sociedad.

Nunca me sentí tan pleno en mi vida, por fin, no tengo nada que ocultar. Ya está. Ya lo saben mis viejos, y me bancan, lo saben mis hermanos, y me bancan, lo saben mis amigos y me bancan. Nunca me sentí tan afortunado de tener un círculo social y familiar como este, de verdad me siento muy agradecido. Y yo sé, que mucha gente pasa por lo mismo. Y es por esa gente que lo hago.

Es común que, la mayoría de los adolescentes, por no decir todos, tengan algún periodo de "curiosidad" donde se planteen si sienten algún tipo de atracción por gente del mismo sexo. Y lo digo porque me lo han contado muchas personas. A veces, esas dudas quedan como una simple etapa, una simple curiosidad. A veces, esas dudas destapan una olla que ya no se puede volver a tapar.

Me siento muy afortunado y feliz por lo que me tocó, por todo el apoyo que recibí vía Facebook, Twitter e incluso por este blog. Pero la verdad, todavía me siento mal. Me siento mal porque sé que mucha gente está pasando por lo mismo y está aterrada por como puedan llegar a reaccionar sus padres, o sus amigos. A esa gente le digo, como dije una y mil veces, lo único que importa es ser feliz. Y si sos padre o madre, te lo digo por experiencia, no hay nada más lindo, no hay nada más hermoso, que saber que tus viejos te bancan y que lo único que les importa es que seas feliz. 

Cada uno sabrá cuando es el momento indicado para decir lo que uno siente, o lo que uno es, pero lo importante es decirlo con seguridad y felicidad. Por eso, intenten no etiquetarse tanto, yo lo estoy evitando, por eso el título del post es un poco diferente al anterior. Yo sigo siendo quien siempre fui, con todos mis defectos y virtudes. Yo sigo queriendo a mi familia como los quise siempre, y a mis amigos también. Incluso ahora un poco más. 


Sigo siendo yo, y ahora que no tengo que mentir más, ahora que estoy cómodo y feliz, puedo decir, mamá, papá, hermanos, amigos: soy Matías Gonzalo.

27 de enero de 2012

¿Se puede vivir así?

Miles de injusticias suceden a diario, y estas parecen no cesar. ¿Se puede vivir en un mundo donde la muerte se hizo tan cumún? ¿donde miles de inocentes mueren en guerras sin sentido, solo por dinero? ¿donde los derechos humanos son cada vez más pisoteados por empresas llenas de plata? ¿se puede vivir en un país donde te matan por diez pesos?. No. No se puede. Cientos de familias son destruidas a diario, vidas que cambian en un abrir y cerrar de ojos.

-Una chica, muy inteligente, logra un buen promedio en el colegio, egresa, y empieza a estudiar medicina, todo va bien, pero un día, un violador la ataca, y su vida cambia. Resultó ser que el violador ya había estado preso por el mismo motivo, salió, y reincidió.

-Una anciana de más de 70 años está tejiendo un suéter para su futuro nieto, cuando un ladrón irrumpe en su casa, la golpea brutalmente y le roba $220. Era fin de mes. La mujer recibe varias fracturas, y no pudo terminar el suéter a tiempo. El ladrón no fue encontrado.

-Un niño de tan solo 4 años es asesinado de un balazo por ser considerado peligroso para un gobierno que tiene más problemas que soluciones. La guerra no termina, y sigue generando miles de deudas. El niño perdió toda una vida por delante.


¿Por qué estas historias parecen tan cercanas? No son reales, pero podrían serlo, tal vez lo son. Corporaciones en disputa por sus supuestos derechos. "Derechos de autor". Autores que no adhieren, capitalismo que destruye derechos humanos. La libertad de expresión  corre peligro. Y a todo esto, una mujer violada, una anciana golpeada y un niño asesinado. ¿Donde está la justicia?. ¿Cuanto vale una vida?.

Sociedades divididas por pensamientos políticos, donde si no sos blanco, sos negro. No hay grises. O no quieren que haya. Defendemos personas, ideologías, pero no defendemos nuestros intereses, no avanzamos como sociedad en conjunto, no nos hacemos valer. Simplemente nos dejamos pisotear. Y mientras, los ciudadanos, peleamos entre nosotros mismos, allá, las autoridades siguen llenándose de plata, en silencio, mientras nosotros no solo pagamos sus sueldos, sinó también, las injusticias.

Yo no quiero un mundo así, yo deseo algo diferente. Deseo algún día, que el mundo cambie para bien, y podamos unirnos para combatir esta maldita realidad. Algún día.

24 de enero de 2012

Magia

¿Quién dice que la magia no existe? Según la RAE la magia es "Arte o ciencia oculta con que se pretende producir, valiéndose de ciertos actos o palabras, o con la intervención de seres imaginables, resultados contrarios a las leyes naturales", en este sentido la magia en sí no existiría, pero existe una acepción más: "Encanto, hechizo o atractivo de alguien o algo". Y este es el que hay que interpretar. Porque desde el día que perdés la inocencia, que te das cuenta que el mago no hizo aparecer el conejo de la nada y el conejo ya estaba ahí, llega el momento en creer en otra magia, la que si existe. La magia de la vida.

Un amanecer es mágico, la lluvia puede ser mágica. Porque como lo dice la segunda definición, puede considerarse como magia al atractivo de algo o alguien. Cuando aprende a ver las pequeñas cosas, esas que parecen ínfimas, esas que tal vez nos olvidamos de valorar, esas que pueden hacernos tan felices, esas que no tienen precio. Una sonrisa en un momento justo, una caricia, una puesta de sol que se oculta por detrás de las hojas de los árboles, y se pierde por el oeste. Eso es magia. Un mensaje de texto en el momento menos esperado, el abrazo de un amigo cuando más lo necesitás.

El fin de una etapa, una noche con amigos, un beso. Momentos mágicos, bellos, maravillosos. Escuchar esa canción que tanto te llega, viendo llover por la ventana, o mejor aún, estando bajo la lluvia. La música es, creo yo, aquello que le de magia a nuestra vida. Junto con las palabras, palabras que pueden erizarte la piel, con solo una frase. Una mirada puede ser mágica. Es cuestión de ver el mundo que nos rodea, ver la majestuosidad de la naturaleza junto con la complejidad humana, ver como se pueden relacionar de forma pacífica, aunque a veces cueste tanto. La vida es mágica, y no es cuestión de creer, es cuestión de ver.

22 de enero de 2012

Infelices

No encontré una palabra mejor para describirlos, tan despectiva y real a la vez. ¿Qué se siente que el que señale ahora sea yo?. La vida es inmensa, llena de significados, aprendizajes, sentimientos. La vida, también, es un boomerang. Todo lo que das, vuelve. Y cuidado, mientras te llenes la boca hablando, mientras yo soy feliz, cuando miro a mi al rededor, solo veo rostros, callados por la incapacidad de decir dos palabras con sentido. Solo miran, y no saben si reír, o qué. Yo miro, y no necesito saber mucho más.

Veo rostros de "gatos" los cuales no pueden estar con una mina más de una vez, veo seres humanos del sexo masculino, porque no puedo llamarlos hombres, a ese ejemplo de involución humana, que son los mismos que entre amigos hablan de sus mujeres y las exhiben como trofeos. Esos no son hombres. Sigo mirando al rededor, nadie habla. ¿Donde están las palabras que oí hace solo un momento? ¿por qué se callan? ¿no se animan a decírmelo en la cara?.

Caretas. Cagones. A vos te estoy apuntando, que te la das de matador, porque estás con todas las minas pero la que te gusta no te da ni la hora, y llorás a escondidas, sufrís. A vos te hablo, que no sabés que hacer de tu vida, que salís a tomar y a fumar, creyéndote algo por hacer eso. Qué mal concepto de la vida que tenés. Mientras todos se llenan la boca hablando, yo solo veo infelices. Que tus palabras no se vuelvan en contra, imbécil. Es que seguir yendo en contra de la evolución de la sociedad, no te va a llevar a nada, y al final, vas a tener que adaptarte, ¿por qué no te ahorrás el trabajo y lo hacés desde ya?.

Tus palabras carecen de sentido, como tu vida. Qué feo es que te digan todo esto ¿no?. Bueno, cuidado, tal vez, algún día, la vida te de una patada en el culo, y cuando te duela, y aprendas que vivir no es lo que tenés como concepto de vivir, cuando te toque madurar y romperte el orto para mantenerte en pié, ahí te quiero ver.

11 de enero de 2012

Vive y deja vivir

Una paz interior me invade, y esta sonrisa no puede ser borrada. Pero me gustaría compartir algo con ustedes, un pensamiento. La forma en la que vivo. La frase que tomé como norma en mi vida: vive, y deja vivir. Últimamente noto mucha intolerancia por el pensamiento ajeno. No vas a ser mejor por criticarle el pensamiento a nadie. ¿Vale la pena arriesgar tu dignidad por un chiste fuera de lugar, solo para "ser gracioso"?.

Todavía no entiendo por qué influye tanto lo que haga el otro. No entiendo. Nadie es dueño de la verdad absoluta, porque no existe. La verdad es subjetiva. Entonces, basta. Basta de refutar todo, basta de buscar el choque, basta de intolerancia. ¿Te gusta una banda que a mi no me gusta? Publicá en tu facebook todos sus temas, vestite como el cantante y escuchá su música todo el día. ¿Por qué debería molestarme?.

¿Te gusta algún partido político? idolatrá, hacé lo que quieras, ¿sos religioso? selo hasta el hartazgo, dedicale tu vida entera a dios si querés. ES TU VIDA. No me interesa, mientras no me afecte, es TU vida. Bueno, yo también tengo mi vida. Pido tolerancia, yo no jodo a nadie. El mundo se evitaría mucha violencia si no atacáramos y nos limitáramos solo a defendernos (como el principio fundamental de algunas artes marciales).

A lo que quiero llegar es a que, vestite como quieras, hacé de tu vida lo que quieras, no importa si a mi me parezca bien o mal, yo no tengo por qué juzgarte, nadie tiene que hacerlo. Cuando a mi algo no me interesa lo ignoro ¿para qué perder tiempo con algo que no te interesa?. Podría haber usado un lenguaje más fuerte para hacer este descargo, pero preferí hacerlo así, tranquilo, porque últimamente así están siendo mis días.

Mientras esta sonrisa se mantenga, voy a transmitir alegría. Si alguien la apaga, que se prepare para las consecuencias. Solo te recomiendo que vivas y me dejes vivir, en paz.

8 de enero de 2012

Mamá, soy gay

Esta es la publicación que siempre quise hacer. Desde el año pasado que espero este día. El día de contar toda mi verdad. Todo lo que pasó en el 2011. Como una duda de repente explotó y se convirtió en lo que hoy es una realidad. Mamá, soy gay. Etiquetas, ¿recuerdan cuando hablé de ellas?. Es complicado. Pero no tanto. De hecho cuando aprendemos a ver el exterior, notamos que no estamos solos, y que no es tan complicado, que no debería serlo, ya que solo es una elección sexual. Este año arrancó con la duda... ¿soy bisexual?. Le dije a mi mamá de ir al psicólogo, y fui con la misma psicóloga que había ido 3 años atrás por otros temas. Empezó el "tratamiento". Ahí empezó todo de verdad.

No es fácil. Si alguien piensa que ser gay es un día levantarse y decir "me gustan los hombres" (o mujeres en el caso contrario) está muy equivocado. Recuerden que todo cambio en la vida es progresivo y necesita un proceso. El proceso es parte del crecimiento, y el crecimiento duele. Desde la primer palmada en la cual los pulmones se expanden en nuestro pecho para respirar por primera vez, hasta la primer caída en bici. Pero parece que año a año los dolores se van haciendo más grandes, y ya no son simples raspones.

Tuve meses de poca luz. Una luz que me caracteriza, la cual sentí que se había ido. Periodos de oscuridad, miedos y dudas. Ir a un tratamiento psicológico te abre la cabeza, y te hace plantearte todas las dudas que puedas imaginar. Y es un proceso largo. Sentí que estaba en un círculo sin salida, sentí que nunca iba a poder superar esto, que nunca me iba a aceptar. Estaba desesperado. Pero por suerte me equivoqué. Se puede, creanmé que se puede.

Tuve momentos en los que me sentí completamente solo. Pero no. No estoy solo, nadie debería estarlo. Somos un mundo cada vez más comunicado, y cada vez las distancias se acortan más. Gracias a este medio, a twitter, a facebook, cada vez que me sentía mal pude ver como muchas personas se preocuparon por mi y me dieron fuerzas para seguir adelante. En parte esto es gracias a ustedes, y a todos mis amigos. Dentro de unos años recordaré esto como algo menor, ya que me tocarán enfrentar cosas peores en la vida, más difíciles.

Hoy sentí que era el día, sentí la seguridad que no sentí nunca, y una alegría incomparable. Sentí que era el momento. Hoy le dije a mi mamá que soy gay. Hace un rato, de hecho. Y las lágrimas de miedo se convirtieron en lágrimas de alegría. Hace un mes que no voy a la psicóloga porque está de licencia por maternidad, y como ella misma me dijo, cuando uno se toma "unas vacaciones" de terapia, se da cuenta de todo lo que avanzó, y que volar solo no es tan difícil. Mi mamá lo tomó como supuse que lo iba a tomar, "masomenos". Todavía tiene muchos prejuicios por borrar, de hecho, viene de una familia totalmente homofóbica. Me queda por enfrentar esa familia. Y mi mamá ya lo va a entender, a mi también me costó mucho aceptarme, ¡casi un año! y hay gente que tarda más, y es normal. Ella me ama y a la larga lo va a aceptar, como yo acepté muchas cosas para que ella fuera feliz.

Vivimos una sociedad en donde el prejuicio da temor, y el temor no deja avanzar. ¡Ey! si todavía tenés prejuicios te cuento que el SIDA no es una enfermedad pura y exclusivamente homosexual, todo lo contrario, hay mucha gente heterosexual que lo tiene. Es una enfermedad de transmisión sexual, de la cual hay que saber cuidarse, como las hay muchas otras.

También te cuento que no sos raro por ser gay, ni eso implica que por ser hombre gay tengas que ser afeminado, o si sos mujer lesbiana tengas que ser un macho. Ni tampoco significa que esté mal que lo seas. De hecho, eso solo tiene que ver con la crianza, por los modelos de identificación que se fueron dando en la vida y no tiene nada que ver con la sexualidad. Es hora de romper muros, y yo solo quiero abrirte los ojos. Hice esto porque sentí que se los debía, a todos los que me siguen, a todos los que siguen teniendo miedo a ser lo que son. Por eso, abajo del blog está mi e-mail. Los invito a mandarme sus e-mails si no necesitan, y yo en lo posible los iré contestando.

No sé por qué estamos acá, ni cual es nuestra misión en la vida, pero sí sé lo que quiero para mi, y lo único que quiero es hacer el bien, porque eso me llena de alegría, y por consiguiente soy feliz. Y yo quiero ser feliz, nada más. Por que lo único que importa es ser feliz. No te apures a tomar decisiones que se darán con el tiempo, no temas tampoco. Lo que deba ser será, y recordá que no hay mal que dure 100 años. Seas lo que seas, sé feliz, porque tal vez este sea tu último día, tal vez mañana tengas que levantarte con la noticia de que otra guerra se inició en el mundo, que hay miles de muertos, que las injusticias siguen pasando, que hay que ser fuerte y nunca bajar los brazos, que hay una vida por enfrentar y nuestros días están contados, ¿los vas a malgastar?. Nunca te rindas.

1 de enero de 2012

Mi 2011, un año para recordar

Primero que nada les deseo feliz año nuevo a todos los que siguen mis publicaciones, ya hace un poco más de un año que empecé este blog. Y ahora si, en contracara con mi balance del 2010, este año fue positivo. Positivo porque pasaron muchas cosas. Aprendí mucho. Un año de inseguridades, un año donde adolecí la adolescencia, donde soñé, reí. Aprendí a pensar con la cabeza, aprendí a ser yo mismo. Necesité un poco de autocontrol, tuve mis momentos de reflexión. También tuve una etapa, un poco graciosa para mi, una etapa de ¿enamoramiento?. Dejé fluir mis sentimientos, dejé salir mi miedo más profundo. Incluso dediqué una publicación a alguien, lloré por esa misma persona, y resultó ser una mentirosa que me dio una puñalada por la espalda.

Fue un año agotador. Un año de nuevas etapas. Un año de tentaciones. Muchas veces me sentí un pelotudo. Pero bueno, después me relajé. Un año de esperanza. Un año en el que un recuerdo se volvió inmenso. Un año en el que pedí perdón. Un año en el que sentí vacíos y cosas que no pude explicar. Recuerdos de infancia y de barrio. Un año de miedos. Un año de lucha. Un año de orgullo y dolor a la vez. Un año de amor. Un año de suposiciones. Un año de amores imposibles. Un año en el que jugué con las palabras. ¿Qué hubiera pasado si hubiera sido el último?. Un año de silencios. De caprichos. Un año en que llegué a mi punto límite. Un año de culpa. De melancolía. De ciclos. De frustraciones. De causalidades. De déjà vus.


Un año en el que perdí el control. Un año en el que me di cuenta que estamos mal como sociedad. Un año en el que me quedé mudo. Un año de cambios sentimentales bruscos. Un año en el que a veces no me reconocí. Un año de ser pendejo. Un año en el que a pesar de las etiquetas, aprendí a aceptarme. Un año lleno de cosas, un año en el que hice muchos amigos, un año en el que lloré, grité, reí, pero por sobre todo, aprendí. Empecé el 2011 diciendo que iba a ser un gran año, y lo fue. Y sé que ahora este 2012, se vienen cosas aún mejores.