Seguinos

  • Facebook

  • Twitter

  • Google+

Suscribite por E-mail

Ingrese su E-mail:

Blogs que recomiendo

Seguidores

4 de septiembre de 2011

Nueve meses

Nueve meses pasaron ya desde que empezó este año, tan raro, tan diferente. Un año lleno de cosas, buenas y malas. Y el actual presente, a mitad de camino. ¿A mitad? O al principio, o al final, uno nunca sabe. ¿Quién sabe cuánto falta por recorrer para llegar a destino? No sé cuánto falta. Y nuestros caminos no se cruzan, son paralelos, o eran, porque ahora se alejan.

Locuras que escribo y describo mientras juego con las palabras solo por diversión, mas bien por expresión. En este embrollo de palabras muestro lo que soy, como soy, sin saber quien soy. Así me descubro. Pero vamos, no tomemos todo tan literal. Escribo mientras pienso, pienso y confundo, confundo y escribo, escribo confundido.

Entiendo y no entiendo, río y desespero. Grito y callo. Salto y me desplomo. Abrazo y me alejo. Digo hola, y me voy. Miro y no te encuentro. Resignación. Acostumbrado ya estoy, a resignarme, a frustrarme. ¿Y es que ya la frustración se ha hecho costumbre? Porque ya no duele tanto.

No es fácil explicarme. Por eso escribo, en búsqueda de poder hacerlo. Mezclo temas, problemas. Hablo mucho y no digo nada. Callo y digo todo. Las heridas están sanando. Estoy creciendo, estoy aprendiendo. Estoy encontrando cierto equilibrio. El equilibrio que necesito. La tormenta más larga de mi vida parece estar pasando. Parece.

Allá a lo lejos veo un rayo de sol que atraviesa las nubes. Pero no te veo. La tormenta pasa, pero sin vos. Te vas con la tormenta. Y es que debe ser así. Como dice el dicho, “lo que deba ser será”. Y es que soy así, no es que no pelee por lo que quiero, sinó que sé cuando hay posibilidades, y cuando no. Si hay algo que aprendí es a perder. Porque perder es parte de la vida, al igual que equivocarse. ¡Y cómo me equivoqué este año!.

Si, cometí muchos errores. Y los sigo cometiendo. Pensamientos que quedaron obsoletos. Gente que me ayudó a cambiarlos. Nueve meses. Y se acerca mi cumpleaños. El primer cumpleaños con lluvia, y no me refiero al clima. 17 años ya, creciendo, aprendiendo. Y es que en un flash puedo ver pasar toda mi vida, los momentos, como una película. Estoy aprendiendo a escalar sobre esos recuerdos, para que no me afecten y sean lo que son, recuerdos. Buenos o malos, son experiencia en fin.

Pero tú camino y el mío no se van a cruzar. Tampoco es tan grave, porque ya lo sé desde un principio. Solo quiero estar atento, para los próximos caminos que si se crucen con el mío. Quiero estar preparado. ¿Podré? No sé. Solo pasaron nueve meses.

No hay comentarios :

Publicar un comentario