Seguinos

  • Facebook

  • Twitter

  • Google+

Suscribite por E-mail

Ingrese su E-mail:

Blogs que recomiendo

Seguidores

20 de septiembre de 2011

Caprichos

Te miro, te quiero, te niego, te odio, te ignoro, me enojo, me voy, vuelvo. Sos mi capricho. Un término que describe excelentemente a esos "amores pasajeros". Estás encaprichado por coseguirlo pero no te das cuenta que es solo eso un capricho. Te miro, me enloquezco, me tranquilizo y te paso por al lado como si te ignorara. No conozco tu nombre (mentira), no sé lo que hacés (mentira), no sé con quien te juntás ni me interesa (mentira), ¿quién sos? (lo sé, y muy bien). ¿Quien soy yo?.

Te quiero y no te tengo, te tengo y no te quiero. Un simple capricho. Hoy me importas, mañana no (o eso digo). Te quiero ver, te quiero perder (o eso intento). Y soy como una especie de caja blindada, que por fuera no le pasa nada, y por dentro le pasa todo. Pero no se nota, porque la superficie es fuerte: está blindada. Intento ser frío para poder apagar ese fuego interno que me quema, y me asusta. Mientras mi cara se torna inmutable, mis manos sudan, mis piernas tiemblan, con solo una mirada. Es que la cara no es todo, y no puedo controlar todo mi cuerpo.

Pero, un día me levanto y, tal vez, me aburrí. Ya no me tiemblan tanto las piernas, ya dejo de buscarte. Ya empiezo a alejarme, ya empiezo a olvidarte (entre comillas). Miro el piso caminando mientras sonrío y pienso, ¿cuál será mi próximo capricho?.

2 comentarios :